RECUERDOS DE UN SOLDADO ARGENTINO A 35 AÑOS DE LA BATALLA MAS CRUENTA DE MALVINAS

El Soldado Ex Combatiente de Malvinas, Ovidio Ceballos, recuerda como llegó a la guerra, las batallas y su regreso a Castelli.

“La noche que llegué a Casa mi madre se levantó de una larga enfermedad que la tenía en cama”.

Recordando MALVINAS: Combate de Monte Longdon (20:30 hs del 11 de junio a 6:30 hs del 12 de junio de 1982) – Soldado Ovidio Ceballos Compañía de Ametralladoras Pesadas 12,7mm del BICO en Malvinas.

La batalla de Monte Longdon fue una batalla que tuvo lugar durante la Guerra de Malvinas entre las fuerzas británicas y argentinas. Aconteció entre la noche del 11 y se extendió hasta la madrugada del día 12 de junio de 1982 y se saldó con la victoria de las tropas británicas. Es considerada la batalla más importante del conflicto por dos razones. Por lo cruenta ya que se llegó al combate cuerpo a cuerpo con bayoneta (poco usual en la guerra moderna) y por su punto estratégico porque se trataba de una posición clave en torno a la guarnición argentina de Puerto Argentino.

“Yo soy Clase ´60 pero vivíamos muy lejos en el Impenetrable que no pude llegar a revisación, pude ir para la Clase ´61 cuando ya habían terminado y no quisieron revisarme porque era uno sólo me dijeron que vaya para la Clase ´62 así que fui al año siguiente. El 16 de abril me embarcaron a Malvinas”.

“Recuerdo que de chiquito jugaba con mis hermanos y les decía que yo quería hacer el Servicio Militar y ojala que me toque bien lejos en el sur, y me preguntaban adónde, y recuerdo que les decía en las Islas Malvinas……Ni sabía pero escuchaba en la radio nomas.”

“Nadie de Castelli estuvo conmigo, teníamos por cuarteles, conmigo estaba uno de Pampa del Infierno, uno de Buenos Aires y otro de Saenz Peña. Pero del Güemes éramos 47 supimos contar una vez”.

“Muchos salimos de la posición y tiroteábamos de afuera, yo tuve que salir porque mi posición fue demolida, salimos así atrás de una piedra e instalamos la ametralladora ahí arriba, nosotros abríamos fuego para que se replieguen los que estaban adelante, cortábamos nosotros y tiraban ellos, chispeaba la piedra, parecía una soldadora era, apenas sacaba la cabeza, ellos venían corriendo en zigzag así y tiraban y ahí murieron muchos de ellos, hacíamos ráfagas, cada siete municiones iba una roja para ver donde iban y se veía que caían”.

“Yo no tenía nada de miedo, siempre decía que volvería a Castelli, algunos lloraban y decían que íbamos a morir, yo les decía que como va a pensar así, muchos eran de ciudad no habían salido nunca de su casa y de al lado de sus padres, yo tenía una vida sufrida del campo, y con 18 años uno es tierno todavía, no está preparado para algo así”.

“Muchos ya se habían rendido antes de la rendición Argentina, esos iban detenidos por los ingleses, la mayoría eran llevados a Chile porque ellos eran aliados. Los heridos se los llevaba al Hospital Argentino”.

“Nos capturaron luego de la rendición cuando vino la orden de ALTO AL FUEGO y ésa se hizo correr y se dejó de tirar, estuve siete días prisionero. Nos llevaron en dos filas unos 12 Km a pié, por ahí con el arma no gritaban y nos tocaban por las costillas, tuvimos que tirar nuestras armas y pertenencias una arriba de otra, las armas en camiones así abiertos y se tiraba ahí arriba. Al otro día a la tarde ellos andaban con nuestras mochilas y pertenencias.

“Cuando no embarcaron en el buque no sabíamos donde nos llevaban, embarcamos a las 12 de la noche, viajamos todo el día y la noche siguiente, al amanecer se veía lejos una montaña y había sido Tierra del Fuego, ahí nos esperaban colectivos en fila para llevarnos para llevarnos al aeropuerto para viajar en avión, éramos muchos así que tuve que esperar hasta la noche para viajar hasta Bahía Blanca. Cuando llegamos había muchísima gente de todas las provincias, nos preguntaban por algunos soldados y nosotros estábamos enseñados a que digamos que mas atrás viene, era muy triste, algunos si se encontraban con su familia y eso si era una alegría. Mi papá sabía estar todos los días en la comisaría preguntando hasta que llegó una carta que yo había escrito”.

“Allí estuvimos en el cuartel como seis días, el tercer día nos mandaron al correo porque teníamos algo depositado, fuimos y cobramos unos $17.000 de ahora sería quizá, no teníamos idea cuanto era, empezamos a comprar galletitas, gaseosas, También mandábamos carta por correo, incluso recibí también yo carta de mi familia. A la tarde no volvieron a mandar al correo teníamos la misma cantidad depositada. Después nos dieron la baja, nos dieron una constancia porque no estaban nuestros documentos y con eso nos vinimos en tren hasta Resistencia, y de ahí en colectivo me vino a Castelli, acá nadie me esperaba porque no sabían que yo venía, mis padres ya estaban tranquilos porque sabían que estaba en Resistencia pero ese tiempo no había la comunicación que hay hoy en día. Mi madre estaba en cama hacia un tiempo ya, le había agarrado como un bajón porque yo estaba allá y cayó en cama. Recuerdo que mis parientes de Buenos Aires me dieron una bolsas con ropa así que venía bien cargado, llegué tarde acá y me puse a hacer dedo en la esquina de Molina donde hoy están los semáforos, yo quería llegar, ya no veía la hora, mis padres estaban en Beto Konrad. En un momento paró una camioneta con cúpula y le pregunté si me podían llevar, pero parece que se olvidaron de mi y pasaron de largo hasta la ruta al Espinillo, ya me puse a golpear fuerte hasta que me escucharon y me bajaron allí, me pidieron perdón y se fueron, de ahí volví a salir a la ruta y venía un auto que paró, me preguntaron si iba lejos les dije que hasta la Capilla nomás, me llevaron y paró frente de la casa de Beto, toreaban los perros, me recibió el tractorista y me hizo pasar, mis padres ya paraban la oreja desde el ranchito donde vivían un poco mas atrás y por la linterna del tractorista vieron los bolsos y le avisaron a mi mamá, PARECE QUE CHITO VIENE AHÍ (a mi me decían Chito), y cuando yo iba cruzando la cancha de fútbol que había allí salió mi madre a encontrarme que se levantó de una larga enfermedad que la tenía en cama”.

VENÍAN COMO HORMIGAS me dijo con lágrimas en los ojos…

– El último día venían Como hormigas, nosotros nos salvamos porque nos trasladamos a un refugio mejor que era De Los jefes y había sido abandonado… una bomba cayó a escasos metros sobre las piedras, que si caía sobre el hueco De Entrada hoy no estoy acá…

– La voz De alto al fuego salio y se hizo correr pero ellos igual nos disparaban. Yo corría en zigzag y las balas me rozaban, era impresionante, salían del helicóptero que ni se escuchaba el ruido… Mi compañero De Zaenz Peña corría en forma recta y fue alcanzado por una bomba que le explotó cerca, me volví a buscarlo y parecía muerto, veinte años después me encontró acá, gracias a Dios lo rescataron con vidaaaa….

– El jefe mayor llamo a nuestro superior el Cabo Segundo Quevedo Aníbal y le dijo que nos teníamos que retirar por rendición, Él le dijo que no nos iríamos, que vamos a dejar el pellejo acá -dijo- al rato bajaba arrastrándose uno De La montaña, era el jefe que vino a buscarnos a los cuatro soldados, le dijo a Quevedo que si quiere quedarse que se quede pero que él nos retiraba a nosotros. Nos fuimos y Quevedo se quedó, al rato nos alcanzó, pero luchó hasta el final y nosotros junto a él…..

Diálogo exclusivo De sobremesa con el Ex Combatiente Soldado del Pelotón 2 Batallón 12 Prefectura Naval Armada Argentina Ceballos Ovidio.

Héroes De Malvinas que defendieron nuestra tierra con tan solo 18 a 20 años.