CIRCUNSTANCIAS CLIMÁTICAS Y COMERCIALES COMPLICARON LA CAMPAÑA DE SANDÍA Y ZAPALLO EN EL DEPARTAMENTO GÜEMES

La cosecha de sandías y zapallo cerró una campaña adversa por bajos precios y menor demanda

Las adversidades climáticas, los precios bajos y la escasa demanda de los grandes mercados están condicionando la comercialización de sandía y zapallo de la zona. Para estos primeros días de diciembre, la campaña frutihortícola se encuentra en la etapa final, con el 90 por ciento del producto cosechado. En términos generales, se habla de una campaña negativa con altos porcentajes de pérdidas para muchos pequeños productores que apostaron a esta actividad agrícola que tuvo buenos rendimientos años anteriores.

En la región productiva que corresponde a la jurisdicción de Castelli, se sembraron alrededor de 4 mil hectáreas entre sandía, zapallos, melones y calabazas. De acuerdo con un relevamiento de esta última campaña, hay alrededor de 250 productores, entre medianos y grandes, que apostaron a esta actividad con la expectiva de afianzar esta actividad productiva que ha crecido de manera considerada en los últimos años. La mayor extensión fue para las especies de zapallos coreano, calabazas y cabutos que alcanzaron las 2.200 hectareas; mientras que la sandía ocupó una superficie aproximada de 1.500 hectáreas. En menor medida, los productores apostaron a la producción de melón, alcanzando una extensión de 250 hectáreas.

LOS FACTORES ADVERSOS

Según se estima, la producción de sandía sufrió una pérdida aproximada del 60 por ciento como consecuencia de las adversidades climáticas. Si bien hubo una helada tardía en el mes de julio que afectó grandes superficies que estaban en las primeras semanas de crecimiento, la mayoría de los productores pudo resembrar sus campos y alcanzar los plazos considerados para llegar con las primicias de cosechas. Sin embargo, las complicaciones más importantes fueron por una prologada sequía que terminó destruyendo a las frutas en una etapa clave del crecimiento, ocasionando rendimientos de cosecha muy bajos en muchas parcelas. Según explicaron algunos productores, los rendimientos fueron muy dispares y en el caso de la sandía variaron entre 10 y 20 toneladas por hectáreas, cuando en años anteriores el promedio superaba las 25 toneladas por hectárea. El factor climático suele ser uno de los grandes riesgos que enfrenta esta producción ya que el proceso de siembra se realiza en pleno invierno con el objetivo de llegar con las primeras cosechas en el mes de noviembre.

PRECIOS Y POCA DEMANDA

Este año, a diferencia de campañas anteriores, el sector frutihortícola se encontró con las complicaciones generadas por una disminución de la demanda de los principales mercados nacionales. Esto se debe al surgimiento de otras plazas importantes de producción que se convirtieron en una firme competencia para la producción chaqueña; y que terminaron afectando las posibilidades de comercialización. Sucedió que muchos compradores de años anteriores optaron por buscar productos de Mendoza, Santiago del Estero o Formosa que se posicionaron como regiones productoras de sandías y zapallos. Esto les significa un ahorro de transporte para los mercados, impactando directamente en los productores chauqeños una disminución de la demana con relación a años anteriores.

El factor precio también conspiró para cerrar un año difícil para el sector. Según relevamientos, la sandía tuvo un techo de $4,50 el kilo durante los primeros días de la cosecha y está cerrando a un precio promedio de $2, en el mejor de los casos, según la calidad. En el caso del zapallo coreano, fue variando entre los $3,50 y los $2,50 por kilo; también dependiendo de la calidad del producto, entre otras variables.

Al respecto, el Delegado del Ministerio de la Producción, Ingeniero Hugo Kolazinsky, aseguró que “fue un año donde las primicias no tuvieron el éxito de años anteriores debido a la presencia de otros mercados importantes que surgieron”, sostuvo. Además, explicó que “desde el Ministerio de la Producción se les ha otorgado créditos a varios productores nucleados en la Asociación de Productores Frutihortícolas para la siembra de diferentes especies”.

*Por José María Cuellar (Publicado en suplemento NORTE RURAL)