Con varias sorpresas, Cambiemos cierra la lista de precandidatos a diputados provinciales

Carim Peche.

Carim Peche.
El calendario electoral le puso fin a las tensiones de las últimas semanas, que habían adquirido niveles de violencia casi explícitos durante el jueves y viernes santos.
A pesar de las amenazas ya folclóricas de fragmentar el espacio en tantas listas como aspirantes hubo, y de las “misteriosas visitas” de funcionarios nacionales con la orden de conseguir lugares para el Pro y el Ari, los primeros siete espacios de la lista terminaron siendo los que se esperaba que fueran: una distribución entre las líneas internas mayoritarias de la UCR, acorde a la representación que ostentan dentro del radicalismo. Lo llamativo es que esta reformulación de Cambiemos no tenga aliados con posibilidades realistas de acceder a una banca.
1- Carim Peche (Convergencia Social) era una fija desde el primer día, y aunque hubo operadores que lo descalificaron asegurando que “ya no mide” en las encuestas, terminó imponiendo sus galones. En otras palabras, la lista la encabeza una vez más el rozismo.
2- Los mismos operadores que querían bajar al “gordito de Sáenz Peña” se enfrascaron en apuntalar a Leandro Zdero (Nuevo Espacio Abierto). El titular de Anses NEA quedó segundo, un logro histórico.
3- Nadie imaginó que Carina Batalla (Somos Parte) pasara de ser edil en Barranqueras a diputada provincial ocupando el tercer lugar. Un gesto de generosidad pascual de Roy Nikisch, seguramente.
4- Alejandro Aradas (Convergencia Social) quedó cuarto, vale decir que tiene asegurada su banca, con lo que Ángel Rozas le retribuye años de militancia y el haberse corrido de la lista hace dos años.
5- Roy Nikisch quedó en quinto lugar y completa así dos espacios para Somos Parte.
6- Carmen Britos (Nuevo Espacio Abierto) finalmente tendrá una chance importante de ingresar al Recinto, ya que ocupa el sexto lugar.
7- Mariana Salom (Convergencia Social), en séptimo, se impuso a las aspiraciones de la titular del Comité Provincial de la UCR, Elina Nicoloff. Los analistas más moderados consideran que es un lugar con posibilidades, pues toman como referencia la distribución de bancas de 2015.
Hasta ahora se habla de que el Pro y el Ari tendrían los lugares 8º y 9º respectivamente, pero que de no aceptarlos ya habría reemplazos dentro de la propia UCR. En este último escenario, uno o ambos aliados podrían presentar candidaturas independientes, aunque siempre bajo el paraguas de Cambiemos, algo que se sabrá en las próximas horas.