Cruzaron un puente cubierto de agua para que una escuela tenga internet

Por la crecida del río Bermejito la comunidad del paraje El Zapallar está prácticamente aislada. Para varias familias la única vía de comunicación terrestre es un puente de madera que ayer estaba cubierto por unos 50 centímetros de agua.

El jueves, cuando la altura era de 30 centímetros, un grupo de visitantes “se animó” a cruzar para llevar donaciones a un anexo escolar de la zona.

Unos diez integrantes de la fundación “Aprendiendo bajo la cruz del sur” instalaron una conexión a internet gratis y un teléfono fijo. Habían recorrido más de 1.500 kilómetros para cumplir el objetivo en ese paraje y en otros dos más en la provincia.

En el anexo la comunidad los esperaba. Ahora ya tienen una alternativa de comunicación vía internet, whatsapp o telefónica.
Una aventura

El anexo de la escuela N° 799 funciona en el paraje Pozo El Zapallar, a unos 35 kilómetros de Miraflores, en El Impenetrable chaqueño.

“Ahí donamos una antena satelital con servicio gratuito de internet, wifi, teléfono de línea y un filtro bacteriológico para acceder a agua potable”, describió a NORTE Claudia Gómez Costa, presidenta de la fundación.

Los vehículos cruzaron dos veces el paso anegado siguiendo el consejo de lugareños. En un video (en NORTE PLAY) el marido de Claudia, Alejandro Besteiro al llegar a la otra orilla, los saluda: “Me confié por ustedes”.

La entidad sin fines de lucro se propone dotar de nuevas tecnologías de la comunicación a escuelas en lugares de frontera o de difícil acceso. En 14 años con ayuda de varios patrocinadores ya conectó vía satélite a 134 comunidades.

Buenas noticias

La empresa a la que le compraron el servicio de internet para las tres escuelas, les comunicó que donará $200.000 para que conecten otras escuelas más. Además de comprometerse a seguir brindando el servicio sin límite de caducidad una vez que se termine lo que dura el dinero para estas conexiones. La fundación había recibido un premio “Abanderada de la Argentina Solidaria” de la Fundación Navarro Viola que consistía en $200.000. Ese dinero se usó para solventar los equipos y colocación en escuelas de nuestra provincia. “Es algo que supera nuestras mejores expectativas”, decía Claudia durante una escala en Federación, Entre Ríos. “Estamos listos para seguir con un pedacito del corazón para siempre en el Chaco”.

Más solidaridad

Mientras se tramita un pedido de ayuda al Estado, una lancha que facilite un traslado en caso de emergencia o para que chicos y docentes vayan a la escuela, por ejemplo.

Hasta ayer los vecinos solo contaban con una canoa que solidariamente les trajo un vecino de El Espinillo. Los pobladores agradecieron a Javier Sosa por el gesto que les permitirá solucionar sus problemas parcialmente.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this pagePin on Pinterest