El Chaco no tiene conflictos con tierras aborígenes y acredita las mejores reservas del país

“Entre 600 mil y 700 mil hectáreas reservadas para pueblos originarios”.

 

El presidente del Instituto de Colonización del Chaco, Walter Ferreyra, destacó la política de tierras de la administración provincial con un territorio que oscila entre las 600 mil y 700 mil hectáreas reservadas para los pueblos originarios en los departamentos Brown y Güemes. “Eso no se dio en ningún otro Estado provincial. El Chaco se definió sobre el tema, respetando los derechos de las comunidades originarias”, subrayó.

Esta semana, durante el 11º Encuentro Nacional de Naciones y Pueblos Originarios en Rosario, con representantes de todo el país, se plantearon los múltiples conflictos por tierras que existen en el país. En total hay 600 en todo el territorio argentino y alrededor de 8 millones de hectáreas que los pueblos originarios exigen sean restituidas.

Walter Ferreyra, presidente del Instituto de Colonización, destacó que en el Chaco hay entre 600.000 y 700.000 hectáreas reservadas para los pueblos originarios, en los departamentos Brown y Güemes. “Eso no se dio en ningún otro estado provincial”, subrayó.
“Aquí en el Chaco, conflictos no hay. Sí existen situaciones en procesos de regularización o algún tipo de dificultad, como el caso conocido de las 150 mil hectáreas de la Asociación Meguesoxochi, que tiene pobladores criollos dentro, pero donde nunca el conflicto se ha exteriorizado de forma violenta, sino que las partes (pueblos originarios y criollos) están haciendo un esfuerzo para encontrar una solución”, repasó el funcionario en declaraciones a radio Universidad.

Recordó así que la cuestión lleva “muchos años”, ya que al título de propiedad lo había entregado el ex gobernador Ángel Rozas. “Cuando se otorgó ese título, quedaron sin resolver cuestiones de algunas familias criollas que quedaron dentro. Con el paso del tiempo se agravó, porque no se encontró una solución definitiva, porque las familias ahora son más numerosas”, reveló y agregó: “Con el gobernador (Domingo Peppo) emprendimos un nuevo relevamiento para conocer la situación real, para buscar la reubicación o algún tipo de acuerdo”.

Al respecto, Ferreyra destacó que en las controversias y reclamos nunca el Estado se desentendió. “Acompaña todo el tiempo y buscamos que la solución sea pacífica siempre”, subrayó.

Los derechos ante todo

El presidente del Instituto de Colonización resaltó que el Chaco “es una provincia que ha decidido priorizar los derechos de los pueblos originarios, como ninguna otra en el país”; y puso como ejemplo a la Reserva Grande, con un título de propiedad de 100 mil hectáreas para cada una de las etnias (wichí, moqoit y qom), además de las 150 mil que restan resolverse para la asociación Meguesoxochi.

También existen “un sinnúmero de reservas de distintas dimensiones, casi todas en los departamentos Brown y Güemes, que constituyen un territorio de entre 600 mil y 700 mil hectáreas reservadas para los pueblos originarios”, precisó. “Eso no se dio en ningún otro estado provincial. El Chaco se definió sobre el tema, respetando los derechos de los pueblos originarios”, enfatizó.

Por eso aseguró que el Chaco no encaja en el enfoque que tienen las comunidades originarias que reclamarán a fin de mes con una marcha al Congreso nacional. “Las superficies que otras provincias dejaron para pueblos originarios no se aproximan en nada a lo que el Chaco hizo. San Luis, en su momento, hizo un acto multitudinario por 3500 hectáreas que reservó para el pueblo diaguita”, contrastó.

Infraestructura y servicios

El funcionario recordó que en la zona de la Reserva Grande, los únicos originarios son los wichís, que ocupan territorios dispersos y a medida de lo cual le fueron otorgados los títulos de propiedad de esas tierras. Las obras dos etnias, en tanto, se establecerán en los territorios cedidos por el Estado.

“Estamos viendo las alternativas para generar espacios como villas rurales con escuelas, puestos sanitarios y destacamentos policiales para que las familias vivan en el lugar con los servicios necesarios”, mencionó Ferreyra, y dijo que por eso existe una buena coordinación y gestiones ante la Nación.

“No interesa en el Chaco el color político que esté gobernando. Algunos ponen más énfasis que otros. El anterior gobernador (Jorge Capitanich) y el actual pusieron mucho empeño para que salgan estos títulos de propiedad de las 300 mil hectáreas. Pero en general toda la ciudadanía chaqueña tiene como voluntad el reconocimiento a estas etnias, por eso nos hace diferente al resto de las provincias”, afirmó.