EL COLEGIO SAN JOSÉ CUMPLE 60 AÑOS AL SERVICIO DE LA FORMACIÓN DE NIÑOS Y JÓVENES DE CASTELLI

Con el lema “60 años acompañando el camino de niños y jóvenes”, el colegio San José celebra este 14 de mayo un nuevo aniversario de su fundación como institución educativa religiosa. A lo largo de estas seis décadas, miles de niños y jóvenes pasaron por sus aulas, recibiendo una formación académica basada en los principios Cristianos y en los valores humanos.
Si bien la tarea evangelizadora y formadora impulsada por un grupo de religiosas de la Congregación Nuestra Señora de la Misericordia había comenzado a mediados de la década del 40, la incursión en la educación oficial recién se inició en 1.956. En ese año, comenzó a funcionar el denominado “instituto San José, nombre que llevó la nueva obra que ya contaba con el ciclo primario completo, y que estuvo en sus comienzos bajo la dirección de la hermana María Rosa Faraoni.
Hoy, después de transitar un largo recorrido, la comunidad educativa de la actualmente denominada Unidad Educativa Pública de Gestión Privada San José, celebra este acontecimiento con actividades que comenzaron en el mes de marzo y que se prolongarán durante todo el año.

60 AÑOS DE TRAYECTORIA

Los pilares del colegio San José comenzaron a construirse en el año 1946, cuando en el mes de septiembre de ese año quedó inaugurado el local provisorio de la denominada Escuela Hogar y Sede Misional San José de la congregación de las hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, cuya misión era evangelizar a las comunidades rurales e impartir la enseñanza de manualidades, propias del hogar a niñas y mujeres de la población. Ese hogar funcionaría de manera provisoria, mientras durara la construcción del edificio propio, en un local alquilado por la comisión “pro colegio”, constituida en la Colonia Castelli el día 15 de octubre de 1945 presidida por el señor Timoteo Moreno.
En esa época en la que se inauguró el hogar, el denominado Territorio Nacional del Chaco estaba bajo la gobernación interina del doctor Antenor Farías, mientras que a nivel local, el señor Francisco Berg estaba a cargo del Comisionado Municipal. En las arcas eclesiásticas, el reverendo padre Carlos Lauth estaba como cura párroco en la Colonia Castelli y la madre provincial de las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, era Sor María Desiderata Bensi. Por su parte, la diócesis de Resistencia estaba a cargo de monseñor Nicolás De Carlo, quien fue el encargado de ofrecer la bendición y la inauguración oficial de la “Escuela Hogar y sede Misional San José”, en un marco importante de concurrencia de autoridades religiosas y vecinos del lugar.
Aquella sede del Hogar- Escuela, procuró ser el inicio de la escuela profesional impartiendo enseñanza de manualidades propias del hogar a niñas y mujeres de la población y de la campaña, y para ese fin se comenzó a recibir a niñas de la zona rural para ser internadas por un tiempo determinado, y prepararlas para la recepción de los Sacramentos y la enseñanza más indispensable para las tareas domésticas. Pero estas niñas al mismo tiempo podían concurrir a la denominada “escuela fiscal” hasta tanto se creara la escuela propia. Económicamente este hogar era sostenido por un aporte que hacía la Comisión Municipal y una mínima contribución de las propias alumnas.
A su vez funcionó en el lugar una “Sede Misional”, que tenía un grupo de hermanas que se dedicaban especialmente a la enseñanza de la Doctrina Cristiana a la población, tanto urbana como de las zonas rurales.
Este hogar había sido creado gracias a las gestiones realizadas por el cura párroco Carlos Lauth, siendo las primeras 5 religiosas, hijas de la Misericordia, que llegaron a Castelli las hermanas Marcelina Valle, Estela Lovera, Fabiana Palavecino, Honoria Jordán y Mediana Trobiani. Ellas tuvieron un destacado trabajo realizando giras misionales llevando víveres, ropas y medicamentos a las tolderías, además de llevar la enseñanza de principios religiosos a la población.
Durante varios años, la labor de la este proyecto se desarrolló sin muchas novedades, permaneciendo las religiosas en la originaria casita donde actualmente se encuentra la vivienda de la familia Derka.
En el año 1950 ya se había dejado de misionar y las hermanas religiosas se habían trasladado hacia el nuevo edificio para dedicarse al apostolado dentro de la población. Dos años más tarde, prosigue la enseñanza de catequesis y manualidades, agregándose un pequeño jardín de infantes, mientras que para el año 1953 ya se abrieron el primero y segundo grado.
En 1954 se iniciaron las clases ya con los grados hasta tercero y cuarto, llegando a contar con 110 alumnos en total para el año 1955.
En ese contexto, y viendo que la población escolar aumentaba considerablemente y era a su vez una deseo de la comunidad de que se contara con la escuela primaria completa, la madre provincial tuvo la consideración de enviar personal suficiente para afrontar el gran desafío de la educación.
Así, en 1956 comenzó a funcionar el denominado Instituto San José , nombre que llevó la nueva obra que ya contaba con el ciclo primario completo, y que estuvo en sus comienzos bajo la dirección de la hermana María Rosa Faraoni, mientras que la superiora de la casa fue la hermana Sor María Edelmira Del Prato. A partir de ese momento, el colegio san José comenzó a transcurrir los años, debiendo afrontar momentos buenos, pero también momentos difíciles en los que, guiado por el amor y la misericordia, pudo seguir creciendo tanto en la formación educativa como espiritual de miles de jóvenes de la zona.

ACTUALMENTE

El Colegio cuenta con tres Niveles Educativos que incluye el Inicial con el jardín Virgen Niña, el Nivel Primario y el Nivel Secundario, inculcando a niños y jóvenes conocimientos académicos, pero también principios y valores Cristianos esenciales. La representante legal es la Hermana Gladis Galván; mientras que el equipo directivo está constituido de la siguiente manera:
Directora de Nivel Inicial: Hermana Delia Reynoso
Directora Nivel Primario: Mónica Rolhaiser
Directora de Nivel Secundario: Profesora Marta Cano