Manolo Bordón: aquél periodista que siempre recordamos y de grandes cruzadas solidarias a El Impenetrable

Fue un martes 8 de julio, hace cuatro años atrás, cuando a las 6 de la mañana dejaba de existir a los 64 años el colega y amigo, Manuel Edgardo Bordón, conocido por todos como ‘Manolo’. De pluma prodigiosa, también se destacó en la radiofonía de la provincia, dejando detrás de sí un derrotero profesional enorme construido como ‘Manolo’ lo pensaba y sentía. A su manera.

Manuel Edgardo Bordón.

“Nacido en Selvas de Río de Oro, hace poco más de 64 años, su niñez se trasladó luego, con su familia, a Resistencia. Desde la calle Jujuy, su barrio, fue creciendo su vocación de hacer y decir cosas.

Tras su paso por el secundario en la Escuela de Comercio de Obligado y Sáenz Peña, a los 18 años irrumpió en la redacción de uno de los santuarios del periodismo chaqueño: el Diario “El Territorio”. Hasta allí lo llevó un gran amigo de sus padres, Sebastián ‘Lungo’ Copello.

Más tarde, en el Diario ‘Norte’ de la calle Pirovano (hoy Don Bosco), siguió mostrando sus cualidades periodísticas en una redacción de grandes escribas; los que también supieron de sus travesuras infaltables. Allí, no dejó de sorprender con producciones singulares donde también aportó su calidad de fotógrafo.

La llegada de la Dictadura, lo expulsó hacia el Chaco profundo escapando de una captura prometida por encumbrados militares; y recaló en Villa Angela. Una ciudad que lo cobijó, le dio su segunda mujer y dos de sustres hijas. El sustento diario, fue la fotografía; no podía ejercer su pasión entrañable, el periodismo.

Más tarde, amigos y un proceso militar en retirada, lo encontró nuevamente frente a una máquina de escribir y metido de lleno en la entonces ya Radio Nacional. Un medio que lo vio crecer y que terminó siendo su otro gran horizonte en su derrotero profesional.

La irrupción, nuevamente, de la desplazada LT5 Radio Chaco, a mediados de los años ’80, lo impulsó a ‘instalarse’ en el medidodía capitalino con un programa que también hizo historia con la producción de Carlos Erasmo Aguirre: “A mitad de la Jornada”. Por entonces, ejercía la jefatura de Prensa de la Cámara de Diputados del Chaco.

Y hacia fines de esa década, logra su sueño de la emisora propia al crear una estación que lo proyectaría más allá de sus días: Radio Libertad.

‘Manolo’ Bordón, de esta manera, registra un estilo que – de por sí solo y junto a un grupo de noveles periodistas – marca desde 1989 un antes y un después en la radiofonía chaqueña. Se podrá discutir, polemizar y hasta no entender este ciclo clave en un medio que explotaría en la provincia y en el país; pero la realidad, así lo marca.

Después, le seguirían otros dos emprendimientos radiales también importantes, fundó Radio Morena y luego hasta la actual Radio Argentina. Un pionero, un hacedor de proyectos periodísticos notables. Pero también verdadero transgresor, un personaje increíble. Amante de la buena música y así como se deleitaba con el chamamé, era un sublime admirador de la música clásica, siempre presente en una memorable programación radial.

Incluso, tuvo una incursión muy recordada en Radio Nacional Resistencia, en los primeros meses de 2004, junto a los dos periodistas responsables de este Portal Digital de Noticias, del que fue uno de los más entusiatasta impulsores y un colaborador de lujo.

Así, el periodismo gráfico, nunca dejó de tenerlo a ‘Manolo’ como aliado.
Repasando algunas producciones encontramos a “La Voz del Río y su Gente”, Semanario “La Chaqueña”; o los recordados editoriales “Desde el centro del Universo” en las páginas de El Diario de la Región.

También, siempre desde la radio, trazó una línea profunda de solidaridad permanente con la comunidad; destacándose en las más de 40 expediciones solidarias que efectuó durante muchos años acarreando ayudas solidarias y multitudinarias, en algunos casos, a las comunidades de los pueblos originarios asentadas en El Impenetrable.

Dejó en su paso por este mundo, un derrotero profesional enorme construido como ‘Manolo’ lo pensaba y sentía. Amiguero, cultor de la buena mesa y las bebidas espirituosas, amante del río, del monte y apasionado de cada una de las cosas que emprendía.

Como Manolo decía, cada vez que despedíamos a algún amigo o conocido, “se fue al cielo de los mejores”. Que en paz descanse”.

Pedro Cáceres/Rodolfo ‘Pocholo’ Mancuello