Nadie puede tocar mi cuerpo: ¿cómo enseñar esta regla a un niño?

Entre los riesgos a los que los niños están sometidos están los referentes a la sexualidad. Desde pequeños deben aprender a protegerse de las situaciones peligrosas.
 
Generalmente todos los padres se preocupan por la salud mental, física y emocional de sus hijos; tratando así de enseñarles todo lo necesario para prevenir malos momentos en sus vidas. Entre los conocimientos más importantes, están aquellos que se refieren a la sexualidad, de manera tal que puedan decir: Nadie puede tocar mi cuerpo.
 
¿Por qué es importante la educación sexual para los niños?
En la actualidad, la educación sexual se ha convertido en uno de los temas fundamentales que enseñar a los más pequeños de la casa, empezando desde aquellos tópicos básicos como lo son:
 
La creación del ser humano.
Su desarrollo y los cambios hormonales.
Los métodos anticonceptivos.
La reproducción.
Esta educación no tiene un límite de tiempo establecido. Aunque no se recomienda impartirla cuando el niño ya haya comenzado a explorar su sexualidad, debe ser enseñada de la manera más oportuna dentro de los períodos correctos.
 
La verdadera necesidad de informar a los niños sobre estos temas va más allá de prepararlos correctamente para su futuro. Es necesario prevenir cualquier tipo de abuso sexual infantil al que pudieran llegar a ser sometidos.
 
Aunque todos los padres desean que sus hijos puedan crecer y desarrollarse de la manera más sana e íntegra, es fundamental que tengan la seguridad de que su pequeño sabrá protegerse.
 
Los niños deben aprender a decir: Nadie puede tocar mi cuerpo, diferenciando así además entre los tipos de tacto y acercamientos permitidos y no permitidos.
 
Debemos enseñar a los niños a decir: nadie puede tocar mi cuerpo.
¿Cómo enseñar a decir a un niño: Nadie puede tocar mi cuerpo?
A la hora de hablar sobre sexualidad con un niño, es importante mostrar con extrema claridad lo grave y peligroso que podría ser volverse una más de las víctimas del abuso sexual infantil.
 
También es necesario enseñarles que ante una situación que parece desenlazarse como abuso sexual infantil, esta debe ser comunicada inmediatamente a los adultos.
 
La mejor manera de enseñarle correctamente a un niño pequeño la manera de diferenciar una situación amenazante es mediante la enseñanza de conceptos tales como:
Las partes íntimas y privadas del cuerpo
Es importante darles a entender a los niños que sus partes íntimas no deben ser tocadas por nadie más que ellos mismos; y si alguien llegara a hacerlo, deben informárselo a una persona de su total confianza.
 
Las partes íntimas a las que se debe prestar una mayor atención son:
 
Su aparato reproductor, sea este pene o vagina.
Los glúteos.
La entrepierna.
El pecho.
Los labios.
De igual manera, es necesario que entiendan que no deben tocar el cuerpo de otra persona, es decir, que comprendan el concepto de intimidad personal.
 
Nadie puede tocar mi cuerpo
Los niños deben saber desde pequeños que sus cuerpos no pertenecen a nadie más que ellos mismos; y por esta razón nadie tiene el derecho a tocarlos, y menos aún bajo excusas baratas de amor y cariño, sobre todo si vienen por parte de una persona desconocida.
 
Los adultos no piden ayuda a los niños, y mucho menos los desconocidos
Cada padre debe enseñarle a su hijo que no debe acercarse a ningún adulto desconocido bajo ninguna circunstancia; y todavía menos si este les pide ayuda, no importa el sitio donde se encuentre o la situación que esté sucediendo.
 
Es vital que el niño aprenda que la única respuesta a estos escenarios es un “no” definitivo; sin importar lo amable o buena persona que el adulto parezca. El concepto clave es que los adultos no piden ayuda a los niños, y aún menos los desconocidos.
 
La educación en valores para niños debe empezar en el seno familiar.
¿Entonces, en quién debo confiar?
Puesto que los niños poseen una imaginación extremadamente asombrosa, es importante hablar con ellos; también es útil realizar una lista que contenga los nombres de las personas más confiables. De lo contrario, podrían sufrir daños o accidentes por confiar en personas que no deben.
 
Incentivar la comunicación
Por último, el punto más importante que se debe hacer entender y mantener a lo largo de su vida es el de la comunicación. Los niños deben sentirse libres de poder compartir todo lo que sucede en sus vidas, sin tener ningún secreto con las personas que le rodeen.
 
Esto también resulta válido para aquellas cosas que les hagan sentir incomodidad; teniendo así la capacidad de hablar sobre cualquier cosa con sus personas de confianza.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this pagePin on Pinterest