ROBO A LA CAMIONETA DEL BANCO DEL CHACO: DECLARÓ EL TESORERO, LA CIFRA ROBADA ASCENDIÓ A $1.400.700

juicio-grte_nbch_copia

En una nueva jornada por el juicio que se sigue por el robo a la camioneta del Chaco, declararon en la jornada de hoy cinco testigos. Entre ellos se destacó el tesorero de la entidad bancaria sucursal Castelli.

Los testigos que prestaron declaración en la jornada de hoy ante el Juez Rodolfo Lineras de la Cámara del Crimen Nº1 comenzaron con un chapista: Roberto Suarez, alias “Bichito”. Este último fue quien arregló el vehículo que sindican varios testigos haber visto en el lugar del operativo el día del robo y días previos también. “Bichito” dijo que uno de los imputados, Jairo Resch, le llevo el vehículo el día 7 para que le arregle las puertas y el paragolpes delantero. Sin embargo, solo alcanzó a hacer las puertas y no el paragolpes, porque al otro día (el día del robo) fue a buscar el rodado cerca de las 11:00.

El segundo testigo fue un docente bilingüe, quien también observó el auto estacionado al bajar a la ruta para ir al colegio donde da clases. Dijo que se trataba de un auto chico de color gris que tenía la patente Nº 157. Ante la pregunta tanto del juez como de uno de los abogados de por qué recordaba ese número, el docente expresó que observó la patente porque le llamó la atención el número. “Era un lindo número para jugar a la quiniela, me gustó ese número” dijo el docente.

Luego declaró un vendedor ambulante que también se topó con el control de gendarmería, como un vecino de la zona Vital José Sotelo que fue parado por ese control de gendarmería, y pudo ver además un rodado estacionado metros antes del operativo. Vio a dos gendarmes, uno de ellos le pidió revisar la camioneta en la cual se trasladaba con su esposa y su bebé. Luego de unos minutos y de reclamarle porque la bebé iba adelante, el gendarme le dijo “toca y andate”, con una tonada que no era de la zona.

DECLARÓ EL TESORERO

El momento más trascendente fue la declaración del tesorero del banco, sucursal Castelli, Nicomedes Kloster, quien el 8 de mayo del año 2013 se encontraba cumpliendo funciones en la localidad de Castelli. Dijo en su declaración que el monto con precisión de lo que se robaron ese día ascendía a $ 1.470.000 pesos, monto que no fue recuperado por el banco. También dio detalles de cómo había sido ese día, dónde quedaba registrado ese monto y  dio algunas precisiones con respecto al funcionamiento del banco y la seguridad de traslado del dinero.

Entre otros aspectos el tesorero del banco indicó que los montos a trasladar se dejan en planillas, en test que vienen a ser planillas donde queda registrado el monto.

En la ronda de preguntas efectuadas por las partes, Kloster hizo referencia al operativo de seguridad que custodiaba el traslado de caudales hacia las minifiliales. Indicó que “quienes se encargan de las tareas de seguridad durante el operativo eran designados por el encargado de traslado de la policía”.

En este caso particular recordó que “iban tres efectivos policiales”, y señaló además que las solicitudes de custodia “se hacían el día anterior, por pedido de la policía por cuestiones de organización”.

“NO VI SI EL DINERO FUE CARGADO A LA CAMIONETA”

Al mismo tiempo que afirmó “yo le entregué el dinero a Arce”, Kloster dijo que no vio “si el dinero fue cargado en la camioneta”. Ante una consulta sobre este punto agregó que “una vez que se les hace entrega del dinero, ellos (por el empleado bancario y los custodios) se retiran y no tengo más contacto con ellos”. Graficó “una vez que salen del banco yo no los sigo hasta afuera para ver que hacen”.

Con la declaración del tesorero se supo también que el chofer conocía el monto que trasladaba y dio precisiones de cómo lo hacía. “Hoy pudimos saber de qué el chofer en realidad sabía el monto. Por eso es que este Ministerio Público citó al tesorero, ya que ante un organismo de tanta importancia como  es el Banco del Chaco es lógico que sepan con exactitud de que monto se trata, y más aun tratándose del cajero que hoy también se supo que es responsable en el sentido de que debe saber cuánto dinero lleva y cuánto dinero está sacando del banco puesto que sale de ese lugar”, dijo la Fiscal María Rosa Osiska.

Respecto de si va a haber otra medida dada alguna contradicción en la declaración del chofer de la camioneta con lo que dijo el tesorero del Banco,  aclaró la Fiscal Osiska que “el falso testimonio se da cuando hay un testimonio que perjudica al imputado y esto perjudica a uno de los imputados con su declaración, en este sentido no podemos decir que esta declaración pueda perjudicar a un imputado ya que él dijo un monto determinado que  había robado. El robo existió, él dijo que tenía un dinero determinado y que ese dinero le robaron. No es un falso testimonio por el cual se le pueda reprochar una conducta penalmente”.

“EL ROBO EXISTIÓ”, REMARCÓ LA FISCAL

Respecto del autorrobo dijo la fiscal que “no quedan dudas, porque el robo existió y de lo contario no hubieran puesto en marcha el operativo que pusieron,  tanto es así que también tenemos la declaración de imputado en forma espontánea de Monzón que dijo que ellos se fueron con las bolsas y se repartieron luego ese dinero. Hay una declaración de imputados que también en forma coincidente con Walter Arce que dice que le robaron esas sacas y que ahí tenía dinero, el hecho de no sabía el monto no es tan importante en el aspecto de que vaya a tener un falso testimonio, ya que no se puede decir que no haya habido dinero en ese lugar o que no lo hayan llevado”.

Fuente: Diario Chaco